Oct 21, 2016
admin

Las dos primeras piezas de un puzzle

 
     Como cuando de pequeño te volcaban un puzzle de 100 piezas delante: empezar era siempre lo más difícil, pero algo te empujaba  a intentarlo…
nino_puzzle
 
     Ante ti solo tenías desorden, un caos complejo, una larga tarea donde había que emplearse a fondo para cuadrar cada encaje, cada pieza, cada clic. Convencidos, lo comenzábamos solo porque estábamos seguros de que en el fondo todo eso albergaba coherencia, unión y armonía.

     Yo solía empezar por las esquinas. Era lo más fácil, las únicas con ángulos rectos fácilmente identificables, y lo guay es que no era trampa, era un truco. Era solo dejarse ayudar por lo más sencillo. Pero el primer “clic” entre las dos primeras piezas era el verdadero reto.
     Con frecuencia, mordían las ganas de abandonar, la sensación de frustración, el agobio y la continua pregunta de ¿Por qué tengo yo que enfrentarme a esta tarea? ¿Es necesario que yo esté aquí, sintiéndome tan torpe?
     Pero luego, cuando encajábamos la primera combinación uniendo los  dibujos de ambos lados, sentíamos el alivio de sentirse capaz, de poder, de disfrutar del placer de convertir un verdadero rompecabezas en una solución, en una imagen global que antes eran piezas inconexas. Un verdadero subidón para un niño de pocos años.
 
Así me he sentido estas últimas semanas:
     Cambiar de trabajo y por ende de mundo, renunciar al placer y el disfrute de trabajar con adultos para enfrentarme a exigentes niños (más que los propios adultos), la aplastante responsabilidad de saber lo influenciables que son, compaginar todo esto con volver a estudiar, cuadrar horarios de la mañana con la tarde, pasar casi todo el día fuera de Murcia, la tristeza de no poder comer en tu casa, abrir la puerta a decenas de nuevas personas, rostros y nombres que tengo que ubicar sin saber si serán importantes o no, mirar atrás y ver dónde estaba hace unos pocos meses y no tener tiempo ni de sentir nostalgia (emoción que tanto disfruto)…
     Sentir que me encuentro dentro de la lavadora vieja de mi infancia justo en el momento del centrifugado, de esas que daban saltitos y avanzaban locas y sin rumbo por la sala como una muñeca de Famosa… en definitiva, pasar miedo por no saber dónde voy a acabar exactamente.
 
     A pesar de todo, con la firme sensación de que esta decisión era correcta,  me he encontrado enterrado en miles de piezas de un puzzle al que hay que darle forma.
 
Pronto descubrí que mis nuevas compañeras del cole de la mañana y mis compañeros de clase de la tarde han sido esas esquinas del puzzle. Con ayuda, orientación, y tranquilidad, me han permitido entender este nuevo escenario de mi vida que he elegido, acolchando el suelo para que los golpes no jodan tanto.
 
Hoy, por primera vez desde que empezó el curso, pude encajar mis dos primeras piezas del puzzle, encontrando la agradable sensación de que este es el principio de un largo camino en el que ir calzando una a una las que faltan. Además, con la misma sensación que cuando era chico: si estoy aquí, es porque este puzzle como todos, tiene solución.  Y no vale obligar a las piezas a encajarse a puñetazos. (Esa agresiva tentación…)

Gracias a todos los que me están ayudando. Cambiar de trabajo, de compañeros y de ciudad con 36 tiene un sabor muy distinto a cuando me fui pitando a quemar Valencia y Madrid con 24 añicos.

A pesar de todo, merece la pena: Valga esta reflexión para animar a todos los que no se terminan de atrever a salir de su área de confort, pero que sienten en el fondo la llamada de que hay que cambiar algo, probarlo, darle un giro a “eso”, aunque sea solo durante un curso, y luego ya veremos. Merece la pena, solamente por la sensación de ser fiel a tus principios. Aunque luego las cosas no salgan como uno esperaba y te aparezca el típico mongolo señalándote con ese estúpido “te lo dije.” (Y a ellos, ¿nadie les ha dicho que no nos importan nada de nada los telodijes?)

Atreverse es la única manera de equivocarse. Equivocarse es la única manera de ganar. Cuando ganas cambias. Ese cambio te hace sentirse un poco más realizado y feliz con uno mismo, que al final, de eso se trata al fin y al cabo.
Vamos, digo yo.
 

Leave a comment

Instagram

Twitter

Calendario

Julio 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
In the fifth game, Pierce hit a three-point shot to determine the winning, in the same time, which also covering his bad state at the first three quarters. But today he can not show the exciting moment. As can be seen from the whole round, Pierce was always performed downturn. When faced wwhere can i get cheap nfl jerseysith James, he completely was beat and lost all his dignity. He shot for 18 times but only got 4, the rate of shooting is only 22%, which how can compare with 78% of James. So his best state is very important to Celtics. Of course, James, as the most excellent SFs in the NBA, who made Pierce bbasketball uniforms youtheat more pressure. What is more, James has strong advantages of height and weight, Pierce must have spent most of energy to defend him. Only go on the 5th minute of the second quarter, he has accumulated 3 fouls. The next game, he should know that how important is it. And what he should do. sport jerseys
cheap nfl jerseys cheapnfljerseyswholesaleformchina.yolasite.com cheap nfl nike jerseys http://iamcharlesmajor.com/asd.htm cheap nfl jerseys cheap nike nfl jerseys cheap nfl jerseys china cheap nfl jerseys http://desireecox.com/shop/ccnc.htm cheap nfl jerseys